;

Historia del Vodka: así nació esta popular bebida

Historia del Vodka: así nació esta popular bebida

El ruso blanco, el bloody mary o el cosmopolitan no existirían de no ser por el vodka, ese clásico de las bebidas espirituosas que deriva de la fermentación y posterior destilación de cereales o de patatas. Su creación se la disputan Rusia y Polonia, sin que resulte claro quién hizo qué en el proceso. Su nombre deriva de la raíz voda "agua", a pesar de que con la fórmula del H2O solo tenga en común su apariencia límpida y cristalina. Pero, ¿cómo nació el vodka?

El vodka antes del vodka: los orígenes

Como todo gran invento, también el nacimiento del vodka está envuelto en un aura de misterio y leyenda, y si algunos sitúan su génesis en el uso médico de un destilado de uva durante la Alta Edad Media, otros, más cautos, le atribuyen un principio posterior.

Cuentan los anales de la historia que fueron los mercaderes genoveses quienes, estando de paso por la ciudad de Moscú allá por el siglo XIV, agasajaron al príncipe Dmitry Ivanovich por su cortesía y hospitalidad con varios barriles de un aguardiente de producción propia. Sin embargo, la bebida no fue especialmente apreciada por los rusos, quienes preferían la cerveza.

Habría que esperar varias décadas para que el consumo de aguardiente se fuese popularizando poco a poco: primero se consumiría diluida en agua; más tarde, Rusia, desde sus monasterios, comenzaría a destilar su propia versión de la bebida prescindiendo para ello de la uva, y utilizando en su lugar los cereales que se producían abundantemente en el país.

A partir del siglo XVI, Rusia se convierte en productora y exportadora del destilado, cuya venta, controlada y auspiciada por los sucesivos gobiernos zaristas, enriquecerá durante siglos las arcas de los emperadores rusos.

Todo el mundo quiere vodka: la popularización del consumo

El consumo de vodka en Europa se incrementó notablemente gracias a las Guerras Napoleónicas, ya que muchos de los destacamentos de las tropas francesas que combatían a lo largo y ancho del continente contaban con soldados rusos entre sus tropas.

Ya entrados en el siglo XX, y con el veto que la revolución bolchevique impuso en la producción de vodka, muchos productores rusos emigraron a países occidentales en busca de fortuna. Uno de ellos, instalado en París, retomaría la producción del destilado: es así como, en 1934, nace la marca Smirnoff. Al poco tiempo, la compañía americana Hublein compra Smirnoff y populariza el consumo de vodka dentro y fuera del continente americano.

El resto de la historia ya la conocemos: solo, con hielo, o mezclado con zumos u otras bebidas, el vodka es ya un clásico en toda regla.

Recuerda que a través de nuestra página web podrás comprar vodka online de forma rápida y sencilla.